PRESENTE CONTINUO


Soy lo que se dice un perro-flauta puro, o, casi mejor, un perro-contrabajo por aquello de la precisión poética que también tiendo yo al monte lírico (es que tú lo tienes to, vida mía). Me doy cuenta que voy por la vereda del perroflautismo ramoneando aquí y allá como si un tío con rastas me estuviera dando cuerda. Que veo una manifa, ahí que voy de cabeza, que uno se lo lleva crudo, pues ahí que voy a meterle caña. Un perroflauta, más perro y más flauta que un Rintintín mozartiano. Eso.


PRESENTE CONTINUO
MAYO DEL 16


NI TRILES NI TROLAS
  Pues sí, alguna vez he dicho aquí que tiro al monte, pero hay cosas del monte que no me gustan. Ayer, por ejemplo, en el programa de Ana pastor, El Objetivo, no me gustó nada de nada Kichi, el alcalde gaditano. Sus excusas para no soltar pasta del ayuntamiento a los bancos de alimentos, me parecieron dignas de la peor calaña política. Tal vez Kichi no sea un trilero -como tantos otros alcaldes, incluida la Fea-, pero lo que tengo claro es que es un trolero y cuando la cosa está mala, la trola no es admisible. Sonreír está bien, pero mucho mejor repartir pan; gestualizar está bien, pero mejor estar en el tajo de las soluciones. En fin, que no está el horno para rollos.




RIVERA 2, (EL PRIMO)

No quiero insistir más, pero es que el bueno de Riverita es para estar todo el santo día queriéndolo. Miren qué perla nos acaba de soltar el nota: “Las dictaduras no tienen libertad, pero tienen cierta paz y orden porque todo el mundo sabe lo que hay, pero aquello [habla de Venezuela] es peor, es una tiranía arbitraria. No respeta nada. Es más grave porque no hay manera de saber lo que te puede pasar, porque te puede pasar de todo”. ¿Ves?, Ahora por fin entendemos ese como rebote falangero que te entra cuando otros hablan de las cunetas y toda la pesca, tunante. Ahora sí que sí. En las dictaduras tradicionales por así decir parece ser que no te puede pasar de todo ni por supuesto pasar del todo a la nada. En las dictaduras se merienda a las cinco y uno se va la cama con pijama. Con dos cojones. Pero está usted de suerte, este país suyo avanza con paso firme hacia la dictadura y si no me cree mire la prensa oficial, mire los sindicalistas presos, mire las vírgenes condecoradas, los manifestantes "entrenados", mire el tema titireteril, mire la camiseta del gatito, mire la liada de la cosa banderiega, mire la sutileza policial, mire el respeto legislativo al borbón, mire la patada en la puerta... En fin, como gracias a su prodigiosa mente sabemos que las dictadura fomentan una cierta paz y un cierto orden, todos tan tranquilos. Además, qué cojones, en una dictadura, bravo por su clarividencia, siempre sabremos lo que hay. Es que te pongas donde te pongas, la clavas, niño.
Una pregunta, ¿no sérá usted por caso el Riberita del caballo de jerez (véase ilustración) al que ya no respetan ni las palomas?

BORDAR HAMLET

Por mis muelas, me ha conmovido usted, señor Rivera. El Cantó comparado con usted, écheme cuenta, un figurante. Amigo, usted sí que sabe llorar. No sé si a otros, pero a mí, desde luego me ha puesto de aquella manera en su papel de virrey. Deseandito de que usted se recupere del jerlá -perdone, los pobres no sabemos escribir estas cosas- y se ponga a llorar por las barriadas y aún más desandito que cuando algún amigote tenga una patita en la Monclo, vaya usted a llorarle por los aburridos de nativitate de su país, esos que por no saber qué hacer se tiran todo el rato a ver qué sorpresa encuentran en la basura, o a esos desalmados que tienen a sus churumbeles castigaditos sin cena y sin desayuno, porque se lo gastan todo en facebook y en pagar la cuota de los desahucios o como se diga. Deseandito, en fin, que vaya usted a hacerse un selfie de puta madre con los titiriteros de Graná pues a ver qué
han hecho las criaturitas, y quiera echar unas risas y unas cosas con todos los revoltosos empapelados por esa ley mordaza que han puesto por esas calles. No quiero parecerle un pelotas, que usted sabe que tiro al monte, pero ahora mismito usted bordaría Hamlet o a algún señoritingo de los Quintero, que digo yo que será lo mismo.




REFLEXIONES PEDAGÓGICAS
 
I
Es sr. de Pontevedra dice que hará sus deberes y que seguirá recortando. A veces pienso que los políticos son como niños. Lo malo es que sus tijeras cortan de verdad.
 

II
Cada vez que alguien recorta, deja el suelo perdido de gente recortada que ya no vuelve al papel.




SENTIDO COMÚN VERSUS SENTIDO DE LO COMÚN

Foto de Manuel Moya.
Hay quien últimamente pretende vendernos eso del sentido común como si vendiera nubes pelirrojas o cristal de cedro. Su sentido común es en todo caso equívoco, porque más bien parece sentido propio o sentido de apropiación. Porque lo que sabemos de este señor y de su fanfarria es que han venido haciendo de lo común algo privado y de lo público algo propio. ¿A qué sentido común apela, pues, este señor de Pontevedra, cuando no ha sabido hacer que entre los muy muy suyos se distinga entre lo común y lo propio? Nuestro sentido común nos dice que no hay que fiarse mucho del sentido común de quienes no tienen probado sentido de lo común, no sé si me explico. Y no sigo porque me pierdo.


 ESTRELLAS

En mi estudio ondea la bandera republicana, pero no soy muy de banderas, la verdad. No me interesan las banderas que encierran en ella territorios o clanes, sino las que abren el corazón a conceptos, quereres, anhelos, qué sé yo, humanitarios. En todo caso poner puertas al campo, me parece una solemne estupidez. Si alguien quiere pasearse con una bandera que no atente contra ningún principio elemental ni contra la dignidad de las personas, que lo haga, si alguien quiere ir a un estadio de fútbol con una estelada, ancho es el campo y suyos sus collons.
La derecha española está acostumbrada a vivir, si no de otra cosa, de guiños a sus acólitos, de ponerse un poco prohibicionista y sacar pecho de facundia/facherío. La derecha española, que viene directamente de Dios, nunca ha acabado de entender un mundo sin censuras, en el que la gente es libre. Si los oyes hablar pareciera que todos ellos hubieran sido recién sacados de unos ejercicios espirituales de liberalismo, pero en general a ellos la libertad individual se la suda, salvo, my dear, en question de money. En eso a morir.
En fin, yo que los estelados me pasaba por un chino y me compraba la bandera de Panamá, si es que les queda surtido. Eso sí que sería transgresor, compadre.


MIEDO

 Si todo cuanto tienes es el miedo. Si sólo puedes ofrecer miedo, si no te queda nada nuevo que vender salvo unas racioncitas de jindama... chico, tu propuesta efectivamente da mucho miedo.


CUESTIÓN DE IDENTIDAD

Son muchos los que hoy desde el PSOE tocan a rebato para salvar sus muebles ante las tormentas que se avecinan. Los suyos, quiero decir, los del partido y los suyos particulares porque en el PSOE y en el PP se da la curiosa tradición de poseer cortes paralelas, es decir demasiadas personas que viven o medran en o a costa de sus siglas. Los dos grandes partidos hace tiempo que se han convertido en oficinas de contratación VIPS. Muchos quieren recordar en estos días la tan cacareada pinza de Anguita -que yo jamás acabé de ver, pero esa es otra-, dando a entender que la derecha castiza y la izquierda irredenta fueron en su día y son hoy aliados naturales. Si así fuera, cómo podría entenderse la persecución mediática, policial y de todo tipo que experimenta Podemos desde la acérrima derecha. Cómo el temor de las grandes fortunas y del IBEX 35. Lamentablemente toda argumentación se cae cuando se advierte que el PSOE se ha comportado en el poder como un partido de derechas, salvo alguna cosa que diría aquél. La posición política no se dirime en las siglas sino en las políticas concretas y hoy los obreros de la sigla viven peor que hace 15 años, pongo por caso. El PSOE ha estado ahí, en el poder mientras eso sucedía y no parece haberle importado demasiado. ¿Habrá que recordar las huelgas generales que ha soportado el PSOE? ¿Habrá que recordar el 15M? ¿Su idilio postelectoral con Cs? Esa es la verdadera pinza, la que durante años ha ejercido un partido sobre sus votantes, la que ha hecho un partido preocupado de sí mismo, contra quienes lo necesitaban. La traición a los sujetos de sus siglas. El PSOE ya no tiene justificación social y política y le votan mayormente los militantes acérrimos, los nostálgicos y los beneficiarios latos (su corte, como ya dije). Por eso está más preocupado y movilizado por su futuro que por el futuro del país. Hoy el PSOE ha perdido toda su razón de ser. Sus políticas sociales las puede asumir el PP o Cs, salvo en las cuestiones sexuales y de género, claro. Las políticas neoliberales y conservadoras que ha ayudado a consagrar y la praxis de corrupción que ha brotado de sus filas ha más que demediado su electorado. Que no miren hacia afuera: la crisis del PSOE está en su falta de identidad, es decir en su falta de compromiso real con los sujetos de sus siglas y eso, me temo ya no se arregla con palabras. Permítanme una modesta predicción: en caso de que Podemos saque más votos que los socialistas, lo cual es posible, el PSOE entregará la cuchara al PP. Y si no al tiempo. Cuestiones de identidad.





1 comentarios:

Ximens dijo...

Humm, Manuel, leerte es leerme, si yo supiera escribir escribiría así y diría eso palabra por palabra.
Me gusta el nuevo traje de tu blog.