INDEPENDENTISMO CATALÁN, UN ERROR DE ESTRATEGIA

La imagen puede contener: rayas y exteriorEl garrafal error del independentismo catalán es el no haber sabido articular un discurso, ni vender un relato coherente, preciso. Decir que los demás nos roban, aparte de incurrir en una mentira bastante burda -y la mentira tiene las patas muy cortas- es un relato sin intensidad emocional, que es a lo que debe aspirar todo relato independentista. Los pueblos que han logrado la independencia apelaron al sentido identitario, a la angustia colectiva frente a un rival más fuerte y alevoso, a la represión del pueblo por parte del otro, ala indefensión... nunca a la cuestión crematística. Un pésimo discurso. Pero el independentismo lo ha fiado todo a la foto y la foto no consigue duración emocional porque vivimos en un mundo exasperado de imágenes. Cierto que las élites políticas del mundo darían la espalda a ese relato, pero hubieran ganado por goleada la guerra de la opinión pública y es desde esa guerra, la de la opinión pública, donde debieran comenzar a fundamentar y a articular su discurso. Es un camino más largo, pero mucho más cierto.

0 comentarios: